UchileFAU.cl
Seminario de Diseño Gráfico — Hamuy — Investigaciones » Blog Archive » Legibilidad tipográfica en los carteles de micros amarillas como aporte gráfico al patrimonio visual de la ciudad
 

Legibilidad tipográfica en los carteles de micros amarillas como aporte gráfico al patrimonio visual de la ciudad

imagen_portada_rotulacion

 Autoras:
Natalia González F.  conenat@gmail.com
Carolina Vallejo M.  vallejilloch@gmail.com

Keywords: Tipografía, Rotulación, Lettering, Gráfica popular, Patrimonio. 

Abstract

La investigación que les presentamos a continuación, toma como foco principal la rotulación vernácula de Santiago que se desarrolló en el período de circulación de las micros amarillas (1991-2007), utilizando como figura principal, el cartel de micro. Se emplearon dos carteles de la autoría de Juan Cadena, los que ejemplifican la evolución que experimentaron de la mano de sus creadores. Nuestro plan de trabajo consistió en una investigación de campo, en donde además de la búsqueda de carteles de micro para su registro fotográfico, se llevaron a cabo una serie de entrevistas tanto a rotuladores vigentes como a académicos expertos en temas tipográficos, lo cual nos permitió orientar el análisis concluyente de estos. Finalmente, el proceso de investigación culminó mediante un análisis de cada cartel, basándonos en los fundamentos que la microtipografía nos entrega en función de la legibilidad del mensaje. Con esto, quisimos averiguar cuáles son las técnicas gráficas posibles de analizar a través de una descomposición tipográfica de la construcción, diagramación y diseño de los carteles, demostrando además si es que la técnica de la rotulación tenía una línea gráfica en particular. Como resultado se obtuvieron una serie de fichas explicativas del proceso gráfico de análisis y sus conclusiones respectivas.   

1-      Introducción

La rotulación vernácula, es la manera propia que posee un lugar de expresar y dibujar letras y números. Es también una forma de comunicación visual, por lo mismo, además de tener como principal característica la legibilidad, constituye un conjunto de códigos que representan y definen al entorno social que la rodea. La rotulación, a diferencia de otras disciplinas como la tipografía, el lettering o la caligrafía, posee una expresión propia que habla de la identidad de la cultura en donde se encuentra inmersa, representando a su vez, un conjunto de aspectos populares que solo los habitantes de dicho lugar se encuentran en condiciones de entender.

“La gráfica popular chilena, tienen su origen a principios del siglo XIX con el comienzo de la industria nacional” (P. Alvares, Historia del diseño gráfico en Chile, Un nuevo escenario para el diseño gráfico en Chile, 2004), tradición que a pesar de su antigüedad, ha logrado mantenerse hasta nuestros días, a pesar de los grandes avances tecnológicos experimentados en los métodos de impresión tras las últimas décadas.  La Rotulación vernácula de carteles en Santiago, poco a poco ha ido posicionándose en el ambiente capitalino, gracias al valor simbólico y estético que las personas le han concedido, marcando tendencia en la conducta gráfica actual, convirtiéndose en una práctica muy valorada tanto en el ámbito comercial como particular.

El motivo que inspiró principalmente el desarrollo de este proyecto, se remonta a las calles de Santiago, en donde nos encontramos bajo un constante bombardeo visual de avisos publicitarios, letreros, carteles y gigantografías, siendo posible además, apreciar una mezcla de técnicas y métodos de producción tanto digitales como artesanales. Dentro de este panorama, el material visual hecho a mano, resalta por sobre los demás y le brinda una estética particular, criolla y de carácter popular a los rincones de Santiago, siendo este uno de los factores principales tomados en cuenta, que se encarga de enriquecer la imagen visual que día a día percibimos de nuestra ciudad. Podemos encontrar presente la técnica de la rotulación en fachadas de restaurantes, bares, sandwicherías, carritos de la calle, letreros de almacenes, entre tantos otros, y además en publicidades de grandes marcas como Becker (Pack dieciochero) o Vtr (Tómale el gusto a vtr.cl). Y es justamente que a raíz de tantos formatos manejados, identificamos como su principal característica, la transversalidad y capacidad de penetrar en diversos contextos y usuarios. Es en base a esto, que para acotar el universo de referencial de la gráfica popular, se tomó al cartel de micro de los años 90’s (micros amarillas) como objeto principal de análisis de la investigación.

1236134_10201727385687103_610514279_n    70_tomale el gusto 

 Becker Pack dieciochero (Zenen Vargas)    Vtr “Tómale el gusto a la vida, vtr.cl” (Zenen Vargas)  

Hace un par de décadas atrás, las micros amarillas eran el medio principal por el cual los carteles de recorrido rotulados inundaban las calles, generando un ambiente enriquecido en un lenguaje visual cultural que caracterizó una época, la que creemos repercute hasta nuestros días a pesar de la falta de registro y mala conservación del material histórico. Queremos rescatar el legado visual que nos dejaron los carteles de micros amarillas desde la época en que se pusieron en marcha (año 1991), hasta que desaparecieron con la llegada del Transantiago en el 2007 (sistema que impuso su nuevo código visual al transporte público capitalino).

Neobus_Mega_-_M._Benz_Linea_344_Stgo___Mar_2006    257420 

2-      Antecedentes

2.1- Problema

A pesar de la valoración que ha tenido la imagen de la gráfica popular este último tiempo y de la carga simbólica que representan los carteles de micro como imagen de culto y de colección, identificamos una evidente escasez de material histórico disponible, afectando de forma directa la manera en que estos serán percibidos a futuro. Es por este motivo, que el material bibliográfico que encontramos es escaso y no va más allá de rescates, compilaciones y registros que no profundizan suficientemente en el sentido de estas expresiones. Por otro lado, la rotulación vernácula se ve afectada por la baja cantidad de rotuladores que han perdurado hasta nuestros días. Es preciso mencionar que luego de la llegada del Transantiago, muchos de estos perdieron sus trabajos por culpa del rubro que los dejó de necesitar. “Muchos colegas se desmoralizaban y decidían no seguir con el oficio y buscar otro rumbo, pero yo perseveré y comencé a hacer mis letreritos. Para venderlos, iba a los almacenes, y no me los compraban, la gente prefería los pendones que son más económicos, pero nunca me rendí. Además, debía mantener a mi familia y tenía que ingeniármelas”. (Z. Vargas, Terra online, 26 de enero de 2012).

Sin embargo, los que aún van quedando, han tenido que reinventar su oferta, llegando incluso a trabajar con grandes marcas o dando charlas en conocidas universidades respecto a sus obras y desempeño en el oficio. Considerando esta serie de factores, nos damos cuenta que la rotulación se enfrenta ante un panorama crítico al ver que su producción ha ido en decadencia y que se verá amenazada la continuidad de su tradición a futuro, repitiéndose la misma historia que le sucedió a los carteles de micros amarillas cuando salieron de circulación, destacando un lenguaje popular que solía ser la voz de la ciudad.    

2.2- Preguntas

1-  ¿Cuáles son las técnicas gráficas del cartel de micro que se pueden someter a un análisis de diseño tipográfico sujeto a la legibilidad del mensaje?

2-  ¿Existió el desarrollo de una línea gráfica característica en los carteles de micro?

3-  ¿Cuáles son las técnicas de composición del cartel de micro que permiten poner en valor su tradición gráfica y popular? 

2.3- Objetivo general

“Es importante considerar la iconografía o gráfica popular como un referente ineludible de nuestro patrimonio visual, que a pesar de su condición precaria y transitoria, ha podido generar ciertas interrogantes al ámbito académico y la práctica profesional” (M. Córdova, Micros El final del recorrido, 2006). 

Nuestro interés principal es poner en valor el patrimonio visual que se forma a raíz del estilo particular que poseen los carteles de micro, pretendiendo transmitir y estimular la cultura visual del arte popularSabemos que la rotulación tiene como principal características su gesto manual y espontáneo, sin embargo, creemos que para poder llevar a cabo su rescate, además de realizar un registro del material, en necesario desarrollar un análisis en profundidad del diseño de los carteles, tomando en cuenta los contenidos gráficos que se ajustan a la comunicación visual.

2.4- Objetivos específicos

–  Entender la forma en la que estaban diseñados los carteles de micro y si es que esta era compatible con las normas de legibilidad.

–  Comprender la evolución que sufrieron los carteles de micros amarillas en su período de vigencia (se pretende deducir una comparación entre los primeros carteles que estaban previamente diseñados por un formato impuesto por el ministerio y los carteles del final del período).

–  Destacar el oficio del rotulador, examinando sus técnicas personales en el diseño, pretendiendo identificar el estilo propio que posee el autor de los carteles sometidos a análisis.

–  Resaltar la identidad gráfica de la ciudad, proporcionando material de registro con respecto al tema.

–  Aporte en el ámbito de la disciplina del diseño gráfico local, creando un enlace entre lo que se considera diseño vernácula y diseño tipográfico técnico.

2.5- Marco Teórico

Marco teórico 

2.5.1- Valor cultural

Patrimonio e identidad cultural
Cada habitante perteneciente a un lugar determinado, está condicionado a permanecer en estrecha relación con los elementos culturales que posee. Es por eso que los santiaguinos son herederos de una cultura que se encuentra cargada de simbolismos y costumbres pertenecientes al lugar que les dio origen. En conjunto con esto definimos al patrimonio como un “conjunto de bienes tangibles e intangibles, que constituyen la herencia de un grupo humano y que refuerzan emocionalmente su sentido de comunidad con una identidad propia y que son percibidos por otros como característicos” (Corporación Patrimonio Cultural de Chile, 1995). Por tanto, es posible afirmar que la ciudad siempre nos está entregando manifestaciones culturales en cada rincón de sus calles. El patrimonio cultural de Santiago, además de sus plazas y parques, edificios patrimoniales, iglesias, museos y bibliotecas, también incluiría la expresión de los mismos habitantes que día a día, sin darse cuenta, generan un espacio en común, compartiendo expresiones que pertenecen a un lenguaje concreto, ejecutado y percibido a la vez por las mismas personas transeúntes que con el tiempo lo adoptan como propio y lo vuelven parte de su propia cultura.

Patrimonio visual de Santiago
El patrimonio visual de un lugar, es la manifestación cultural de sus habitantes a través de la imagen, lo que nos conecta con el presente y el pasado, mezclando generaciones con diferentes tradiciones. “Constituyen patrimonio cultural una diversidad de bienes, oficios, prácticas y representaciones simbólicas. Cuando hablamos de patrimonio cultural, no solo nos referimos a edificios, lugares con valor histórico, arquitectónico o arqueológico, así como tampoco sólo hacemos referencia a objetos con valor artístico o antropológico. También estamos hablando de todo aquel patrimonio inmaterial o intangible, que es digno de recordar, digno de permanecer, que nos habla profundamente de la vida y de su sentido, que en sí misma dan trascendencia al ser humano, más allá del espacio y tiempo” (N. Palma, Ex directora del Dibam, 2006). 

 DSCN2705    DSCN2706 

El transporte público también forma parte de un imaginario visual de la ciudad, nos referimos a las denominadas “micros amarillas” que funcionaron en Santiago desde el año 1991 hasta el 2007. Lograron convertirse en un ícono popular que poco a poco fueron agarrando protagonismo, llegando a ser parte importante de la idiosincrasia de los transeúntes de la ciudad. Este sistema de transporte tenía una característica muy peculiar, sus carteles indicadores de los distintos recorridos, que a su vez, contribuían directamente al ambiente cultural urbano y a la identidad visual del paisaje. “Los letreros se alinean y se confrontan, compitiendo entre ellos, en ocasiones haciendo juego en coloridas combinaciones; formando un manto que cubre espacio y materia, tejido con los más diversos temas, estilos y materiales” (E. Engelmann, Safari tipográfico, Gráfica y tipografía popular de las calles de Santiago de chile, 2000). 

2.5.2- Valor de la técnica

Descomposición gráfica. Criterios visuales.
Cualquier diseño de tipo informativo requiere de una estructuración; la resolución de una serie de problemas tanto a nivel visual como a nivel organizativo. Imágenes y símbolos, campos de texto, titulares (…) todo ello debe reunirse con el fin de comunicar (S. Timothy, Diseñar con y sin retícula, 2004).

zenen-vargas-tito-alarcon-1-300x200

 Zenen Vargas

Particularmente en la ejecución y la interpretación de alguna pieza gráfica (letrero, cartel, afiche, etc.) que pretenda informar y guiar la acción del usuario, es necesario analizar la composición desde el punto de vista del diseño de información.

Partiendo por esto, existen distintas concepciones de lo que es el diseño de información, el diseñador  Nathan Shedroff, 1994, considera que el diseño de información “trata con la organización y la presentación de los datos,  y su transformación a información y significancia”. Por esta razón, afirmamos que más allá del diseño de información en estricto rigor, el cartel de micro pasa de ser un elemento meramente informativo (que utiliza recursos técnicos de recopilación de datos), a uno que apela a las emociones, dando respuesta al por qué se ha convertido en un objeto de culto en nuestra cultura hoy en día. 

3-      Abordaje metodológico 

Resolvimos utilizar una metodología de trabajo cualitativa, que fuese capaz de proporcionarnos un tipo de información basada en el conocimiento y las experiencias de nuestro universo posible a examinar. Y justamente por esto, es que nuestra primera etapa de investigación estará caracterizada por investigaciones de campo, en donde nos pondremos en contacto directo con las personas al momento de ejecutar la recolección de información. Utilizaremos la entrevista en profundidad para lograr capturar tanto rasgos generales como particulares de los temas que necesitemos abordar. Finalmente, nuestra última etapa se caracterizará por ser de carácter técnico, en donde se realizarán observaciones de metodologías que nos permitan elaborar el análisis tipográfico y de composición de la información. 

  De esta forma, planteamos nuestro plan de trabajo basado en una estructura dividida en 5 etapas fundamentales, en donde cada una comprende puntos específicos a investigar y a su vez, como conjunto, persiguen un objetivo en común. La primera etapa, está marcada por proveernos material de registro que nos servirá de análisis en etapas próximas. Es por esto que se tendrá que recorrer la mayoría de los lugares en donde aún existan vestigios de los carteles de micro, registrándolos fotográficamente para tener el material a nuestra disposición el resto de las etapas de la investigación. La segunda etapa fue diseñada con el objetivo de conocer qué piensan los académicos respecto a la rotulación vernácula de carteles de micro, es decir, conseguir una visión personal de profesionales entendidos del tema e inmersos en la disciplina del diseño gráfico. Queremos indagar principalmente en aspectos referentes a si consideran la importancia de preservar la imagen visual que proyectan los carteles de micro y de qué forma. Establecimos el tercer punto, para conocer directamente y a totalidad el trabajo que realiza el rotulador y a los diferentes aspectos que esto conlleva: métodos de trabajo, técnicas, materialidades, fundamentos de diseño y sus experiencias personales ejerciendo el oficio. Creemos que este  material será de vital importancia a la hora del análisis gráfico final, ya que tendremos la explicación detallada con aspectos técnicos de cómo se lleva a cabo la confección de un cartel desde una fuente directa, los mismos exponentes del oficio. La cuarta fase, se centra en el análisis técnico-gráfico, recopilando información necesaria de publicaciones que nos ayuden a realizar una descomposición tipográfica y de disposición visual de la información, para verificar si es posible el encasillamiento del diseño de los carteles de micro dentro de la disciplina.

Guiaremos el análisis bajo el concepto  de microtipografía (J.Hochuli, El detalle en la tipografía, 1987, EEUU.), que se encarga de analizar el efecto de legibilidad en la comunicación visual, elemento fundamental que hay que tener presente al momento de observar la técnica del rotulado. Además se ocupa del análisis del peso visual, el interletrado y el interlineado, mediante aspectos como la letra, el espacio entre letras, la palabra, el espacio entre las palabras, el interlineado y la columna. Por último, nos encontramos con una etapa que contempla  el desarrollo de una publicación que tendrá como tema principal el análisis que se realizó en el punto anterior. Para su desarrollo, es necesario esclarecer los pasos a seguir, desarrollando el contenido, la forma de mostrarlo, su confección y presentación pública.

3.1- Técnicas y procedimientos

3.1.1- Diseño de instrumentos
Diseñamos dos tipos de entrevistas diferentes para lograr capturar tanto rasgos generales como particulares de los temas que son pertinentes abordar. 
a) Entrevista a académicos y profesores:
Se pretende indagar principalmente en los siguientes aspectos:

–  Valorización de la técnica rotulación
–  Diferenciación entre rotulación – tipografía – lettering
–  Referencia de algunos vestigios
–  Recomendaciones para el análisis

b) Entrevista a los exponentes de la técnica:
Se pretende indagar principalmente en los siguientes aspectos:

–  Métodos de trabajo
–  Técnicas
–  Materialidades
–  Fundamentos de diseño
–  Experiencias personales ejerciendo el oficio 

Creemos que este  material será de vital importancia a la hora del análisis gráfico final, ya que tendremos la explicación detallada con aspectos técnicos de cómo se lleva a cabo la confección de un cartel desde una fuente directa, los mismos exponentes del oficio. 

Se aplicó la entrevista en profundidad a dos de los exponentes rotuladores reconocidos en la escena gráfica actual, Juan Cadena y Zenen Vargas. Se concurrió a sus lugares de trabajo, talleres ubicados en la comuna de San Ramón y San Joaquín y se les aplicó la entrevista mientras se ocupaban del diseño de carteles que les habían solicitado.

Se aplicó la entrevista en profundidad a dos académicos de la Universidad de Chile, profesores de la carrera de Diseño gráfico, Mauricio Vico y Roberto Osses, quienes nos entregaron su visión desde un punto de vista tanto profesional como personal del tema. Sus perspectivas nos sirvieron para orientar el análisis gráfico de carteles de micro, el siguiente paso a seguir en la investigación.

3.1.2- Microtipografía 

“El detalle en la tipografía”, Jost Hochuli, 1987, EEUU. Hemos dirigido éste análisis basándonos en la propuesta que Hochuli nos hace en su publicación. Primeramente queremos hacer una distinción entre lo que es la Macro y Micro tipografía, que si bien es cierto, son parte de la misma disciplina, sin embargo se ocupan de asuntos por separado. El término Mikrotypografie, se aplicó por primera vez en un discurso dado en la Sociedad Tipográfica de Múnich. Se puede sustituir asimismo por una palabra inglesa, Detailtypografie, es decir, tipografía del detalle.
Microtipografía: Le conciernen las letras y espacios entre letras, palabras y espacios entre palabras, líneas e interlineado y cajas. Todos los aspectos que los grafistas y tipógrafos suelen dejar de lado, al caer fuera del espectro de lo que se tiene por “creativo”.

Según este método de análisis, los aspectos formales no remiten a lo estético, esta es en realidad la finalidad de todo trabajo tipográfico, la cuestión de lo formal es de facto una cuestión de legibilidad.

a)      El Carácter:
Toda recepción de un escrito y su tipografía se da de 2 formas distintas:
a.1)   Lectura: el resultado de procesar secuencias de caracteres que percibe el cerebro.
a.2)  Percepción gráfica: en la cual se establecen asociaciones con lo que se ha visto anteriormente y con ello, se evocan sensaciones.

–  Las letras están sujetas según el contexto en el que sean utilizadas y deben satisfacer y cumplir distintas funciones.
–  Los caracteres se rigen también por leyes ópticas.
–  La correcta proporción entre el cuerpo y el peso de las mayúsculas respecto a las minúsculas. Para no perjudicar en exceso la imagen general del texto, las mayúsculas deben ser un tanto más bajas que los ascendentes de las minúsculas.

Efectos visuales que se deben observar en el diseño de letras:
I.-  El círculo y el triángulo dan la sensación de ser más pequeños que el cuadrado (aun cuando la altura sea exactamente la misma). Para que parezcan igual de altos, los ángulos y los arcos deben sobrepasar ligeramente la línea base ya sea por encima o por debajo. 

II.-  La división horizontal geométricamente exacta de una superficie da una mitad superior que produce el efecto visual de ser mayor que la inferior. Las dos mitades parecen iguales cuando la partición horizontal se da por el llamado centro óptico, algo superior al geométrico.

III.- Con trazos del mismo grosor, los horizontales se ven más anchos que los verticales, para equilibrarlas visualmente los trazos horizontales deben ser un poco más finos, esto es tan válido para formas rectas como curvas, cuyas partes horizontales más anchas deben exagerarse un tanto más que sus correspondientes trazos verticales. Por motivos ópticos,  los trazos inclinados hacia la derecha también deben ser algo más anchos que las astas verticales; y los inclinados hacia la izquierda un poco más estrechos. No todas las líneas verticales de la misma longitud tienen idéntica anchura: cuantos más enlaces horizontales, más estrecha debe ser debe ser el asta vertical.  

IV.- El los puntos de unión de líneas curvas o de líneas curvas con rectas, así como entre dos trazos inclinados se producen nudos (siempre que no se corrijan), que desfiguran los caracteres y provocan que la imagen de la composición parezca sucia.

V.-  Los cuerpos pequeños deben ser proporcionalmente más anchos que los grandes.

 b)      La Palabra:
En una letra imprenta de buena legibilidad, los caracteres aislados se diseñan siempre teniendo en cuenta su efecto de la forma en la palabra.
–  Las líneas y las palabras deben mantener un ritmo homogéneo, sin caer en el aburrimiento.
–  Las formas de palabras, líneas y páginas aparecen sucias cuando el espacio  entre las letras no es el adecuado , bien porque es demasiado amplio, porque resulta demasiado escaso o porque no es homogéneo. 

Efectos visuales que se deben observar:
I.- El espacio entre las letras va en función del blanco interno de los caracteres: Cuanto menor sea este espacio, menor será también el que deba haber entre ellos, y cuanto mayor sea el blanco interno mayor será también el otro.

II.- En los cuerpos pequeños, si el espacio entre las letras es más ancho que la medida del blanco interior de las letras vecinas se rompe la imagen de la palabra; si el espacio es demasiado estrecho, la imagen de la palabra pierde nitidez. 

c)       La Línea:         

–  Las líneas demasiado cortas o demasiado largas fatigan y con ello menoscaban la legibilidad.
–  Existe una discrepancia notable entre legibilidad visual y el atractivo del texto. 

Efectos visuales que se deben observar:
I.-  Lo que resulta válido para el espacio entre letras lo es igualmente para el espacio entre palabras: se juzga según el blanco interior de los caracteres; cuanto menor sea este menor será el espacio entre palabras, y cuanto mayor sea el blanco interior mayor será la distancia entre ellas. 

II.- Para un espaciado concreto existe la regla general: tan grande como sea necesario y tan pequeño como sea posible. Una distancia clara  y no demasiado ancha es, en condiciones normales, un cuarto de cuadratín (Ej. en una línea de 10 pts. seria 2,5 pts.). Los cuerpos de letra más pequeños requieren una distancia proporcionalmente menor. 

III.- Tipos de composición:

–  Composición justificada: se compone de anchos de líneas de una determinada medida, en la que todas ocupan la misma longitud.
–  Composición en bandera :

a)   Sin división de palabras: esta se lleva a cabo sin mayor elaboración y parece más descuidada.
b)   Particiones de palabra: esta posee una zona de bandera (la distancia entre la línea más corta y la más larga) agradable. Por lo general, el número de caracteres por línea es el mismo que en la composición justificada. 

IV .- Tipos de cifras , existen las romanas (I, V,X,L Etc.) y las que analizaremos porque son las que se usan en el caso de los carteles.
En el caso de las arábigas, la tipografía distingue 2 tipos principales:

1)   Cifras capitales: tienen toda la misma altura, por lo general se usan en tablas y se disponen con anchos idénticos.
2)  Cifras antiguas o elzevirianas: Estas tienen anchuras distintas. 

d)      El interlineado y la caja: 

La legibilidad de  un texto no se ve únicamente influenciado por el tipo de letra y cuerpos utilizados, por el espacio entre letras y un espaciado entre palabras correctas o erróneas y por la longitud de las líneas. También hay que tener en cuenta en conjunción con todos ellos el interlineado. 

Efectos visuales que se deben observar:
I.-  Cuanto más ancha sea una línea, más interlineado necesitará, aun siendo el tipo y el cuerpo de letra idénticos.

II.- Las letras más claras (por lo general, las que ofrecen caracteres con grandes blancos interiores) requieren mayores interlineados que las más oscuras. Así pues, el blanco interior tiene repercusiones no solo en el interletrado y el espaciado sino también aquí, en el interlineado.

 III.-  No deben acabar más de tres líneas seguidas con una partición de palabra.

 IV.-  Para mejorar la legibilidad y el atractivo de un texto, en ocasiones resulta necesario reducir el cuerpo de la letra y mantener el interlineado. De este modo la fluidez de las líneas se beneficia de un interlineado visualmente mayor.

 e)      El efecto de las letras:

 Jost Hochuli concluye destacando un hecho que como diseñadores gráficos debemos conocer y estar conscientes de ello, que es que las letras, independiente de su legibilidad visual, evocan distintos sentimientos en el lector mediante el lenguaje formal y con ello produce efectos positivos o negativos. Las letras además de su auténtica y principal función de ser vehículos visuales de la lengua, puedan ser también creadoras de atmósferas. Añade que no sólo la letra, sino que también el diseño tipográfico (cuerpo, disposición y diacrisis) resultan corresponsales de la atmósfera. Una letra que teóricamente no resulta tan bien en comparación con otra, puede verse revalorizada por el resto de los elementos gracias a unas elecciones correctas y una composición acertada, hasta el punto de que en conjunto la tipografía encuentre el tono adecuado.

Para Hochuli, los estudios sobre el atractivo de las letras no son de importancia, ya que pasan por alto el polimorfismo de la praxis tipográfica, y con ello entrañan el peligro de que sus resultados lleven a intentos de desarrollar teorías. Todo tipógrafo, en este caso rotuladores, se resistirían a estas prácticas. 

tabla de analisis

 

Table de análisis guía para la descomposición tipográfica de los carteles de micro.

3.1.3- Objetos. Sujetos de estudio

Recopilación de vestigios.
En la primera etapa del proceso de búsqueda de material, nos enfrentamos ante un panorama que carecía de registro suficiente de carteles de micros para lograr hacer una óptima recopilación de sus vestigios. Por tanto, los objetivos de la investigación tuvieron que ser modificados en base al poco material que disponíamos para su análisis. En primer lugar, nos propusimos hacer una compilación fotográfica de lo que hallaríamos, sin embargo, no contábamos con que este proceso tendría tales complicaciones teniendo que replantear los objetivos de la investigación. Por tanto, dentro del material que pudimos obtener, las dos muestras que se escogieron pertenecen a carteles de recorrido de las micros correspondientes a su época de auge (período comprendido entre el año 1991 y 2007). Cada cartel fue creado por Juan Cadena, conocido rotulador de carteles en la actualidad, quién nos explicó el contexto que los rodeaba, refiriéndose a que cada uno por separado representaban una etapa diferente dentro del período de vigencia de las micros amarillas, es decir,  mientras uno es un exponente del primer período, el otro lo es del siguiente, comprendiendo toda una notoria fase  evolutiva que afectó al  estilo gráfico y compositivo de estos.

cartel_ministerio               cartel_libre    

Cartel de micro sujeto a la diagramación del ministerio.      Cartel de micro intervenido gráficamente por los rotuladores.

 4-      Datos recopilados

4.1- Rotulación y sus exponentes.

A partir de las entrevistas a rotuladores, se averiguó material histórico basado en los testimonios de los entrevistados. Antiguamente, los carteles de micro no eran un requerimiento por parte de los dueños de las líneas, sino que, eran los mismos choferes que manejaban sus micros quienes hacían los encargos según sus preferencias personales. Además, se esclareció que los carteles de micro estaban diseñados bajo un pie forzado que proponía el ministerio de transporte en esos años (1992-2005), el cuál fue mutando con los años y se fue haciendo cada vez más personalizado, rompiendo con las reglas impuestas en su construcción previa.

Además de aspectos técnicos y formales, en este recorrido nos hemos encontrado con personajes, investigaciones y expertos, los que convergen en una misma idea, la relevancia que posee la técnica popular en el proceso de identificación de una identidad gráfica nacional. Pudimos entender como en el uso y evolución del cartel se plasma un proceso histórico, un deseo de apropiación del pintor por diferenciarse de los demás y desarrollar un estilo único. 

Los siguientes, son un listado de los datos más relevantes, recopilados en la primera, segunda y tercera etapa del proyecto correspondiente a registro de vestigios, entrevista a exponentes del oficio:
–  La rotulación, es un oficio aprendido cuando se es joven y de forma autodidacta, mirando a otras personas que se dedicaban a ello.

–  Lo que dio pase para la vigencia del oficio del rotulador actualmente, fueron los carteles que se pintaban para las micros amarillas, ya que ambos entrevistados comenzaron dedicando su trabajo a este rubro.

–  Al comienzo, los letreros de micros amarillas tenían un diseño predeterminado impartido por el ministerio de transporte que los rotuladores debían seguir de forma obligatoria.

–  Con el tiempo, los rotuladores cambiaron el formato preestablecido y le dieron un estilo personalizado.

–  La jerarquía del texto en los carteles estaba hecha en base al recorrido que seguía la micro.

–  Los choferes de micro optaban por ciertos pintores de carteles dependiendo de sus gustos personales y del estilo del rotulador.

–  También identificamos que tanto Cadena como Zenen, utilizan los mismos materiales para trabajar (pinceles, pinturas y soportes).

–  Materialidad:
     –  Soporte: cholguan o acrílico.
     –  Herramientas: pinceles. Pintura: esmalte sintético (rapidez del secado en base a la rapidez del pedido). Y uso del ingenio para lograr diferentes efectos en base a herramientas inventadas por ellos mismos.
     –  Color: colores planos, difuminados, degrade de colores, altos contrastes.

–  Recursos gráficos: cada rotulador tiene una firma personal que plasma en cada obra que desarrolla. Y el uso de ilustraciones de personajes, solo lo maneja Juan Cadena, ya que Zenen se caracteriza por el desarrollo tipográfico en sus carteles.   

Además de los aspectos recopilados directamente de las entrevistas, el trabajo de campo nos sirvió para poder analizar con detalle la forma que cada pintor tiene para trabajar, ya que estuvimos presente en el momento en que diseñaban sus carteles y pudimos apreciar la soltura y espontaneidad al pintar y la forma técnica de cómo construyen las letras.   

24050_1377603929865_1591776_n    24050_1377604089869_5789504_n    24050_1377604129870_662320_n       

4.2- Académicos y expertos.

La entrevista realizada a Roberto Osses, nos aportó con información respecto al análisis tipográfico y de composición de textos. Además nos  orientó en base a definiciones de conceptos esenciales en la entrega de información, como legibilidad y lecturabilidad. Y finalmente, recogimos datos bibliográficos tales como “El detalle en la tipografía” de Jost Hochuli y “Manual de diseño editorial” de Jorge de Buen. 

Los siguientes, son un listado de los datos más relevantes, recopilados en la tercera etapa del proyecto, correspondiente a la entrevista de académicos y expertos. Mediante las entrevistas realizadas a académicos y profesores de la carrera de Diseño gráfico de la Universidad de Chile, pudimos ver con mayor claridad el camino que la investigación debe tomar.

–  Establecimos los parámetros dentro de los cuales debemos encausar el análisis tipográfico.

–  En qué material bibliográfico basar el análisis

–  Bajo qué parámetros del diseño gráfico enfocar el análisis.

–  De qué forma presentar el análisis públicamente.

–  En qué plataforma poder presentar el análisis públicamente.

Por otro lado, nos encontramos con el formato obligatorio que obligó a los rotuladores de carteles de micro, a seguir ciertos parámetros al momento de su construcción. A continuación se presenta el decreto que dictó el Ministerio de Telecomunicaciones, subsecretaría de transporte, que se encarga de reglamentar colores, publicidad exterior, letreros y símbolos de vehículos, publicado en el Diario Oficial de 7 de junio de 1997:

4.3- Estructura legal

DE LOS LETREROS Y SIMBOLOS IDENTIFICATORIOS DEL SERVICIO

Artículo 6º.-  Los buses a que se refiere el artículo 1º anterior deberán identificarse, en relación con el servicio que prestan, de la siguiente forma:

  Letrero complementario de recorrido

                “Deberán portar un letrero de 45 cm de ancho y de altura varia­ble que podrá ser de 39 cm, 45 cm  o 51 cm, dependiendo si la cantidad de calles principales del servicio inscritas en este letrero sean 4, 5 ó 6, respectivamente.

                El letrero se dividirá en dos secciones; la primera ubicada en la parte superior del mismo, de 15 cm de alto, de color amari­llo para los servicios urbanos corrientes, verde para los servicios urbanos expresos, y de color azul para los servicios Metrobús, con la misma leyenda y números del letrero frontal.  La segunda sección, de color blanco, se dividirá en franjas horizontales iguales, destinadas a la inscripción, en color negro, con un margen lateral de 6 cm, de las principales calles o lugares que atiende el servicio.

                Este letrero se ubicará en la ventana inmediatamente a la izquierda de la puerta de acceso y, opcionalmente, en el área izquierda del parabrisas del vehículo.

                Los caracteres de este letrero serán de 4 cm de alto y se utilizarán letras mayúsculas”.

5-      Análisis de datos 

–  El oficio del rotulador está basado en la tradición, como se menciona anteriormente, por lo que no existe ningún rigor técnico ni conocimientos tipográficos o de construcción morfológica al momento de realizar cada cartel, el patrón que fue asignado por el Ministerio de Transporte de la época es de vital importancia para comprender la composición y jerarquías aplicadas en los carteles.

–  Tanto el planeamiento espacial como la rotulación fueron son elementos fundamentales en el cartel, sin embargo el planeamiento de estos nunca existió, los rotuladores dejaban todo a la espontaneidad e improvisación de sus conocimientos.

–  Los materiales tampoco fueron elementos rebuscados, pinceles comunes y corrientes, esponjas de cocina, esmaltes “Cerecita” un cholguán y Masking Tape son los principales elementos que necesitan para trabajar.

–  El color tampoco fue un aspecto que requiriera un análisis previo, las pruebas de color no existen y los conocimientos cromáticos escasos. Pudimos observar que mientras más llamativo y contrastado, daba mejores resultados de visibilidad. 

analisis tipografico

6-      Conclusiones

Respondiendo al objetivo principal de nuestra investigación, es donde nos encontramos con muchas variantes que no consideramos al principio de esta y que fueron articulando y dando sentido al resultado y propuesta del análisis. Gracias a esto, es que los resultados nos llevaron más a un trabajo analítico del detalle que a un trabajo de recopilación y sistematización de carteles. De manera de compatibilizar nuestro objetivo de poner en valor el patrimonio visual de los carteles y desarrollar una investigación ligada al diseño gráfico y la tipografía, es que el sistema de análisis de microtipografía fue llevado a un aspecto más “macro” y adaptado al contexto del cartel para descifrar técnicas, líneas y estilos gráficos del cartel y a su vez ver cómo funcionan estos al momento de entregar el mensaje desde el punto de vista de la lecturabilidad. 

En este proceso descubrimos distintas técnicas gráficas usadas en la tipografía del cartel, al someter a este a un análisis de legibilidad. Principalmente, podemos concluir que no existió mayor planificación del espacio ni de la tipografía en el desarrollo de los carteles analizados, más bien consistió en un proceso creativo nacido de la espontaneidad, la creatividad e influencias gráficas del rotulador. Por esto al analizar la legibilidad pudimos notar distintas tendencias y estilos gráficos usados, distintos métodos de ornamentación y distorsión tipográfica que muchas veces fueron en desmedro de la correcta legibilidad.  Pudimos notar que si bien no existió como tal una línea gráfica, si muchos elementos fueron compartidos, copiados y adquiridos por rotuladores paralelamente. Los colores también son un fuerte factor gráfico que logró unificar el código del cartel, siendo el amarillo, blanco, negro y rojo los principales colores y los más característicos. 

Estos elementos empezaron a formar parte  del dominio público de los rotuladores, logrando insertarse como un estilo en el desarrollo de sus obras. Técnicas de composición tipográfica como la distorsión, exageración de interlineado e interletrado, el realce de las cifras numéricas, los bloques de color o la composición por contraforma, fueron las principales técnicas que lograron posicionarse como un código identificable. Sin embargo, la principal característica es el manejo y estilo tipográfico que se instauró como un elemento importante de la tradición gráfica popular, extrapolándose del cartel de micro y llenando carteles de diversos almacenes, tiendas y actualmente pueden ser encontrados guiños de este estilo tipográfico en elementos web, audiovisuales, grandes campañas publicitarias y tipografías nacionales.

 Si bien los carteles de micro no cumplieron con reglas básicas de legibilidad, existe un valor mucho más grande que podemos otorgarle a este y es que como postula Jost Hochuli “debemos conocer y estar conscientes de ello, que es que las letras, independiente de su legibilidad visual, evocan distintos sentimientos en el lector mediante el lenguaje formal y con ello producen efectos positivos o negativos. Las letras además de su auténtica y principal función, de ser vehículos visuales de la lengua, puedan ser también creadoras de atmósferas.” Por mucho que un cartel informativo cumpla todas las normas de legibilidad y esté correctamente compuesto, este puede resultar increíblemente aburrido y no quedar retenido en la mente del receptor. Es por esto que esta investigación da pie para otros temas como la lecturabilidad, el impacto del color en el cartel en la recepción del mensaje, las tipografías y los estilos gráficos, creando atmósferas y maneras de lograr que los elementos como la lecturabilidad, la legibilidad, la comprensibilidad y la pregnancia del mensaje puedan funcionar y complementarse en una pieza gráfica cuyo principal fin es la entrega de información. 

7-      Listado bibliográfico

  •  Alvares, P. (2004). Historia del diseño gráfico en Chile, Un nuevo escenario para el diseño gráfico en Chile. Capítulo 9. Pág. 48
  •  Vargas, Z. (26 de enero 2012). Terra online. Recuperado el 10 de julio del 2013 desde 
    http://vidayestilo.terra.cl/mujer/el-rey-de-los-carteles-impone-moda-con-sus-letreros,e6950990bbb15310VgnVCM20000099f154d0RCRD.html
  • Córdova, M. (2006). Micros El final del recorrido.
  • Palma, N. (2006).  Ex directora del Dibam, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, en la Convención de la cultura y las artes.
  •  Engelmann E. (2000). Safari tipográfico, Gráfica y tipografía popular de las calles de Santiago de chile, Bauhaus-Universität Weimar, Alemania.
  •  Timothy S. (2004).  Diseñar con y sin retícula, Ed. Gustavo Gili.
  • Nathan shredoff, 1994.
  • Jost Hochuli (1987). El detalle en la tipografía, EEUU.
  • Corporación Patrimonio Cultural de Chile, 1995.
  • Somalo, Juan F. Santiago Gráfico. Año 2007
  • Tutti Frutti. Archivo fotográfico de gráfica popular. Recuperado el 23 de julio del 2013, desde 
    http://www.aecid.es/tuttifrutti/ 
  •  Hip H. N. (Agosto del 2010). Gráfica Popular en la Vega Central. Proyecto de título, Universidad de Chile, Santiago, Chile, desde 
    http://www.tesis.uchile.cl
  • Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones, Subsecretaría de Transporte, Reglamentación de colores, publicidad exterior, letreros y símbolos de vehículos, 7 de junio,1997.

 8-      Anexos

–     Entrevista a Juan Cadena

–     Entrevista a Zenen Vargas

–     Entrevista a Roberto Osses

–     Entrevista a Mauricio Vico

–     De los letreros y símbolos identificatorios del servicio. Ministerios de Transporte y Telecomunicaciones

 

 

Share

Tags:

One Response to “Legibilidad tipográfica en los carteles de micros amarillas como aporte gráfico al patrimonio visual de la ciudad”

  1. Ignacio Andrés Oyarzún Puga Says:

    Maravilloso! Entré esperando una investigación que fuera más un catálogo como el maravilloso libro de la bibliografía que utilizaron (Micros: El Final del Recorrido), pero salí con algo mucho mejor, superaron mis expectativas.

    No tenía idea de la historia detrás de estos vernaculares carteles, ni mucho menos sus creadores o la técnica para la creación. De hecho no tenía idea de que en un principio estaban tan regulados en el formato como lo colocaron con cita al ministerio respectivo.

    Me interesa mucho lo que plantean en la conclusión, dan paso a que el cartel no tiene que entenderse para ser bueno. De hecho, me pongo a pensar que recién entendí estos carteles después de haber sido un usuario de estas micros amarillas en mi infancia.

    Encuentro maravillosa la investigación, no sé que podría cambiarle o agregarle, porque para mí está simplemente genial.

    Saludos!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

  • Información

  • Categorías

  • Etiquetas

  • Comentarios recientes

  •  

    Seminario de Diseño Gráfico — Hamuy — Investigaciones is proudly powered by WordPress
    Entries (RSS) and Comments (RSS).